RIBAO PEREIRA, Montserrat, “¿Qué se hizo el rey don Juan? Catálogo de la literatura decimonónica sobre el tiempo de Juan II de Castilla”.

RIBAO PEREIRA, Montserrat, “¿Qué se hizo el rey don Juan? Catálogo de la literatura decimonónica sobre el tiempo de Juan II de Castilla”, en Antonio Chas Aguión, ed., Escritura y reescrituras en el entorno literario del Cancionero de Baena, Berlín, Peter Lang, 2018, pp. 215-252. ISBN 978-3-631-76323-0.

Al abordar la presencia del rey Juan II de Castilla y su entorno cortesano en la literatura española ochocentista, llama la atención el ingente volumen de títulos que, en todos los géneros y en diferentes soportes de difusión, ven la luz a lo largo de la centuria. Desde el ensayo erudito hasta la charada, en pliego, entrega, volumen individual o misceláneo, para leer, ser leídos o representados, los textos cuyo argumento gira en torno al Trastámara, sus primos los infantes de Aragón, sus condestables, las mujeres de su entorno y los poetas de su largo reinado, desde Macías a Manrique, reconstruyen un universo cortesano al que los escritores del XIX acuden para evocar una grandeza cultural y una relevancia histórica que apuntala la construcción de la conciencia nacional y, al mismo tiempo, visualiza los conflictos a que puede conducir la debilidad de la corona, la ambición desmedida en el ejercicio del poder o la anteposición de los intereses personales al bien común en los gobernantes, todo ello observado desde ópticas tan diversas (desde el carlismo al liberalismo radical) como diversos son los creadores que las encarnan.

“Historias de la corte de Juan II de Castilla y sensibilidad romántica”

RIBAO PEREIRA, Montserrat, “Historias de la corte de Juan II de Castilla y sensibilidad romántica”, en Historias medievales para sensibilidades románticas. Relatos sobre el tiempo de Juan II de Castilla, Vigo, Universidad de Vigo, 2018, pp. 17-31.

Resumen

Las narraciones de Historias medievales para sensibilidades románticas son solo una selección de la abundante presencia literaria de las cortes Trastámara en la prensa española, en su mayoría poco conocidas o no editadas modernamente, y cuyo nexo argumental es la reescritura de la corte y los cortesanos de Juan II de Castilla: “El condestable don Álvaro de Luna”, de Antonio Gil y Zárate; “La madre rival”, anónimo; “Crónica. Año de 1420”, de Jerónimo Escosura; “El trovador y la infanta. Novela”, de Miguel López Martínez; “El amor de la castellana. Leyenda”, de Santiago Iglesias; “Zelina y Aben-Hamet en la batalla de la Higuera. Episodio oriental”, de José Francisco de Luque; “La corte de don Juan II”, de Francisco Fernández Villabrille; “El paso honroso”, de Antonio Gil y Zárate; “Fundación del monasterio del Parral”, anónimo; “Alfonso Pérez de Vivero. Leyenda castellana del siglo XV”, de Jerónimo Morán; “El castigo de un mal juez”, de Adolfo de Castro y Rossi; “La venganza de doña Leonor de Pimentil”, de Gonzalo Morenas de Tejada. De la importante narrativa en verso sobre el tiempo de Juan II que se publica en la prensa del XIX recogemos tan solo un ejemplo significativo (“El castigo de un mal juez”), a la espera del estudio y edición del conjunto de romances decimonónicos sobre don Álvaro de Luna que actualmente prepara Fátima Codeseda Troncoso.

“El poema narrativo en el Romanticismo: el romance histórico”

CODESDA TRONCOSO, Fátima, “El poema narrativo en el Romanticismo: el romance histórico”, en Montserrat Ribao Pereira, coord., Historias medievales para sensibilidades románticas. Relatos sobre el tiempo de Juan II de Castilla, Vigo, Universidad de Vigo, 2018, pp. 13-16.

Resumen

Las historias medievales que los románticos reescriben desde su particular sensibilidad también se manifiestan en verso, concretamente en forma de romances que, en el siglo XIX, adquieren una relevante notoriedad tanto cualitativa como cuantitativa.

Uno de los personajes históricos con mayor presencia en los romances hasta el siglo XVIII es don Álvaro de Luna. El Romanticismo reescribe también la ventura y desventuras del condestable de Juan II, desde el duque de Rivas en sus Romances históricos de 1834 hasta Blanca de los Ríos en La tumba del condestable, de 1888. En unos casos Luna representa las injusticias de su tiempo, mientras que en otros encarna la arrogancia de los que usurpan el poder real. La sombra del condestable genera incluso textos, como el romance “El castigo de un mal juez”, en el que no es su presencia, sino su espectro, el auténtico protagonista del trágico destino de quienes le rodean.

“El cuento romántico español”

CEIDE RODRÍGUEZ, María, “El cuento romántico español”, en Montserrat Ribao Pereira, coord., Historias medievales para sensibilidades románticas. Relatos sobre el tiempo de Juan II de Castilla, Vigo, Universidad de Vigo, 2018, pp. 9-12.

Resumen

El cuento histórico o legendario, del que los relatos de Historias medievales para sensibilidades románticas son buen ejemplo, es uno de los más cultivados en el Romanticismo español. Generalmente presenta un entramado amoroso, en tiempos pasados, que acaba con la muerte de los enamorados o de uno de ellos, víctimas de una oposición paterna o familiar, de los celos de un rival o de un destino trágico y a menudo caprichoso (Rodríguez Gutiérrez, 2004: 159). Este es el caso de “La madre rival”, “Zelina y Aben-Hamet”, “Fundación del monasterio del Parral” o “La venganza de doña Leonor de Pimentil”. La cuestión amorosa es esencial, asimismo, en el desarrollo de “Crónica. Año de 1420”, “El trovador y la infanta”, “El amor de la castellana” o de “Alfonso Pérez de Vivero. Leyenda castellana del siglo XV”. En todos ellos, la corte de Juan II de Castilla, sus poetas, sus justas y torneos, la gallardía de sus caballeros y la brillantez de las veladas palaciegas se convierten en el marco cronológico y espacial elegido por los autores para el desarrollo de los argumentos.

Historias medievales para sensibilidades románticas. Relatos sobre el tiempo de Juan II de Castilla

RIBAO PEREIRA, Montserrat, coord., Historias medievales para sensibilidades románticas. Relatos sobre el tiempo de Juan II de Castilla, Vigo, Universidad de Vigo, 2018, ISBN 978-84-8158-784-5

Resumen:

El universo caballeresco de la primera mitad del siglo XV, los enfrentamientos civiles entre bandos, las conspiraciones sucesivas, el control de la tarea de gobierno por parte de individuos menos afines al bien público que al suyo propio…, sirven a los escritores decimonónicos de marco histórico para dramas y poemas de clara intención política, de reivindicación liberal en la mayoría de los casos, que analizan las consecuencias de conflictos vividos en otros tiempos y que, si no para extraer algún tipo de lección, sí al menos resultarán pertinentes para mostrar, ante el gran público, los problemas de una sociedad en profundo cambio.

A medida que avanza el XIX, la presencia de los nobles y los poetas cortesanos del tiempo de Juan II de Castilla es creciente en el ámbito de la novela, en el ensayo, en el relato extenso y en el cuento, en paralelo todo ello a una paulatina e irregular reducción del sentido político de los mismos. Resulta determinante, en este proceso, el auge de la prensa periódica,  que brinda un soporte inmediato y dúctil para la transmisión de estos textos. En varias entregas o en una sola, dependiendo de su extensión, las páginas de los diarios y semanarios de la época se pueblan de relatos de variada naturaleza en los que justan, contienden, conspiran y trovan los cortesanos del rey Juan II. En este volumen, surgido en el ámbito del proyecto de investigación FFI2015-64107-P (MINECO-FEDER, UE), se propone un acercamiento a la narrativa breve que, desde los primeros años del Romanticismo hasta principios del XX, reescribe el tiempo del cuarto monarca Trastámara. Los relatos de esta selección no han vuelto a ver la luz impresa, en su mayoría, de forma íntegra desde que se publican en el siglo XIX, de ahí el interés de los mismos y la necesidad de plantear, siquiera brevemente, algunas consideraciones generales sobre unos textos que, en su día, devolvieron a los lectores de la época la imagen de una Edad Media reescrita a la medida de su propia estética.

Índice y primer capítulo.

ÁLVAREZ LEDO, Sandra, “Contexto circunstancial y dificultades textuales en un debate del Cancionero de Baena: ID1396, PN1-262, ‘Señor Johan Alfonso, muy mucho me pesa’”

ÁLVAREZ LEDO, Sandra, “Contexto circunstancial y dificultades textuales en un debate del Cancionero de Baena: ID1396, PN1-262, ‘Señor Johan Alfonso, muy mucho me pesa’”, Actas XVII Congreso Internacional de la AHLM (Universidad de Roma 1, La Sapienza, 26-30 de septiembre de 2017), en prensa.

Este trabajo aborda dos objetivos fundamentales; en primer lugar, se encamina a defender la relación intertextual existente entre dos textos del Cancionero de Baena (PN1) que, a pesar de encontrarse actualmente distanciados en la copia, dan muestras de haber sido producidos en el seno de un mismo debate poético. Se trata de los decires ID1396, PN1-262, “Señor Johan Alfonso, muy mucho me pesa” e ID 1503, PN1-455, “Señor d’Oropessa, sabed que me pesa”, debidos a Ferrán Manuel de Lando y Juan Alfonso de Baena. El análisis de ambos testimonios evidencia importantes analogías que se producen tanto en el nivel del contenido, como en el de la forma. En segundo lugar, una vez mostrados estos nexos, se desarrolla una propuesta de contextualización cronológica para el intercambio. El principal soporte para llevar a cabo la hipótesis radica en la consideración de los cortesanos citados explícita o implícitamente en las composiciones. Entre los distintos personajes referidos, resultan especialmente útiles para argumentar la propuesta los siguientes: García Álvarez de Toledo, tercer señor de Oropesa, y el Condestable don Álvaro de Luna.

LONDERO, Renata, “Juan II y su corte en las tablas postbarrocas: El picarillo en España (1716) de José de Cañizares”.

LONDERO, Renata, “Juan II y su corte en las tablas postbarrocas: El picarillo en España (1716) de José de Cañizares”, Crítica Hispánica, 39-2 (2017), pp. 135-155.

En el teatro áureo, tanto a lo largo del siglo XVII como en sus postrimerías dieciochescas, la presencia de Juan II y de los personajes de mayor realce en su corte destaca más por su significado que por su abundancia en términos numéricos. Por lo general, se trata de comedias históricas, y más raramente de piezas hagiográficas o urbanas. Además, en el marco del género histórico, en particular (y en la mayoría de los casos), se encauza el de privanza, puesto que estas obras remiten a la problemática colaboración entre los Austrias y sus poderosos validos, mirando hacia el pasado, según la consabida fórmula ciceroniana de la historia magistra vitae, y centrándose pues en los complejos enlaces entre el penúltimo monarca Trastámara, don Álvaro de Luna, los Infantes de Aragón y la turbulenta nobleza castellana del siglo XV. Por lo tanto, los argumentos principales que en ellas se desarrollan son los vaivenes de la fortuna mudable, las relaciones entre el soberano y sus favoritos, la inconstancia de los potentes, la reprobación de la codicia y de la envidia que reinan en la corte, y la inconsistencia de carácter de Juan II.

Ribao Pereira, Montserrat: “La corte de Juan II de Castilla en la literatura española del siglo XIX”.

Ribao Pereira, Montserrat, “La corte de Juan II de Castilla en la literatura española del siglo XIX”, Crítica Hispánica, 2017, 39-2, pp. 157-181.

El artículo “La corte poética de Juan II en la literatura española del siglo XIX” expone cómo tanto el romancero, como el teatro y las crónicas medievales, editadas nuevamente a finales del siglo XVIII, conducen la memoria del rey Juan hasta los albores del XIX. El Romanticismo relee entonces los conflictos dinásticos, los bandos y las guerras de frontera, así como las intrigas de la corte castellana del primer cuatrocientos, en clave política y don Álvaro de Luna se convierte, metonímicamente, en el nombre propio de un tiempo de cambio en el que los escritores decimonónicos ven un claro paralelismo con el suyo propio.

Simultáneamente, la erudición decimonónica comienza a hacer cada vez mayor hincapié en la riqueza cultural de la corte castellana, hasta el punto de que, a medida que avanza el siglo, la presencia de los poetas del tiempo (dese Villasandino hasta Jorge Manrique) se vuelve consustancial a cualquier planteamiento genérico relacionado con el siglo XV. La edición del Cancionero de Baena en 1851 favorece, en este sentido, la definitiva asimilación del tiempo de Juan II con la belleza y el esplendor de unas letras cuyo contexto de creación apuntala, al decir del XIX, el concepto de literatura nacional.

Ribao Pereira, Montserrat, ed., La reescritura decimonónica de los Trastámara castellanos y su corte, monográfico de Lectura y Signo, 12, 2017.

Ribao Pereira, Montserrat, ed., La reescritura decimonónica de los Trastámara castellanos y su corte, en Lectura y Signo, 12, 2017. ISSN: 2444-0280.

En este monográfico reunimos diez trabajos que abordan, desde perspectivas estéticas y genéricas diferentes, la reescritura ochocentista de los primeros Trastámara de Castilla, desde Enrique II hasta Juan II, desde los hechos de Montiel (1369) hasta el ajusticiamiento de don Álvaro de Luna (1453), principio y fin de una época de contiendas bélicas y poéticas ante cuyos sugestivos argumentos sucumbieron los genios creadores más diversos.

RIBAO PEREIRA, Montserrat, “¿Hacia un teatro nacional? Doña María la Brava y la corte de don Juan II en la reapertura de teatro de La Princesa”.

RIBAO PEREIRA, Montserrat, “¿Hacia un teatro nacional? Doña María la Brava y la corte de don Juan II en la reapertura de teatro de La Princesa”, en José María Ferri Coll, Raquel Gutiérrez Sebastián y Borja Rodríguez Gutiérrrez, eds., Literatura para una nación. Estudios sobre el siglo XIX en honor del profesor Enrique Rubio Cremades, Sevilla, Renacimiento (en prensa).

Ribao Pereira Montserrat: “De Enrique II a Juan II: aproximaciones decimonónicas”.

Ribao Pereira Montserrat, ed., “De Enrique II a Juan II: aproximaciones decimonónicas”, en La relectura decimonónica de los Trastámara castellanos y su corte,  Lectura y Signo, 12, 2017, pp. 109-111. ISSN: 2444-0280.

La literatura española decimonónica, especialmente la romántica, vuelve sus ojos al medievo para reescribir la historia de sus grandes nombres desde una perspectiva contemporánea subsidiaria, en no pocas ocasiones, del contexto político o cultural en que se gestan los textos. Los Trastámara castellanos constituyen uno de los ejes argumentales de mayor productividad a lo largo de la centuria. La dinastía, nacida bajo el signo de la bastaría y el fratricidio, ofrece un amplio abanico de argumentos  relacionados con las guerras civiles, las regencias, las aspiraciones más o menos  legítimas al trono y la ambición política, que sirven a los escritores de pretexto idóneo para la reflexión sobre su propio tiempo. Reyes, nobles y cortesanos, en muchos casos poetas también, se convierten, de este modo, en protagonistas de novelas, dramas, romances y cuentos que colocan a los lectores ante sí mismos a lo largo del convulso y complejo siglo XIX.

Codeseda Troncoso, Fátima, “Álvaro de Luna y su tiempo como metáfora de un mundo en crisis: periodismo, política y literatura en el siglo XIX español”.

Codeseda Troncoso, Fátima, “Álvaro de Luna y su tiempo como metáfora de un mundo en crisis: periodismo, política y literatura en el siglo XIX español”, en F. López Criado, ed., El arte en un mundo en crisis. La literatura, el cine y la prensa como instrumentos de transformación social, Santiago de Compostela, Andavira, 2017, pp. 249-260.

Rodríguez Lorenzo: María del Carmen, “Álvaro de Luna (1840), de Antonio Gil y Zárate, ante la prensa de su tiempo”.

Rodríguez Lorenzo, María del Carmen, “Álvaro de Luna (1840), de Antonio Gil y Zárate, ante la prensa de su tiempo“, en Montserrat Ribao Pereira, ed.,  La reescritura decimonónica de los Trastámara castellanos y su corte, monográfico de Lectura y Signo, 12, 2017, pp. 221-238.

Análisis de las reseñas aparecidas en los periódicos de la época sobre Don Álvaro de Luna (1840) de Antonio Gil y Zárate. Gracias a este estudio, podemos saber cuál fue la repercusión de la obra, cómo fue acogida por el público, cómo fue la representación de los actores, los días que estuvo en escena, qué se le criticó y qué se le alabó al autor… teniendo siempre presente el interés que suscitó el estreno de esta obra después del escándalo que había supuesto Carlos II el Hechizado (1837).

Codeseda Troncoso, Fátima: “Ceferino Suárez Bravo al compás de los tiempos: El tigre y la zorra, reescritura del texto dramático Los dos compadres, verdugo y sepulturero”.

Codeseda Troncoso, Fátima, “Ceferino Suárez Bravo al compás de los tiempos: El tigre y la zorra, reescritura del texto dramático Los dos compadres, verdugo y sepulturero“, en Montserrat Ribao Pereira, ed.,  La reescritura decimonónica de los Trastámara castellanos y su corte, monográfico de Lectura y Signo, 12, 2017, pp. 255-274.

Ceferino Suárez Bravo, erudito ovetense de mediados del XIX, no será ajeno al tiempo de inestabilidad política y social en el que vive y publica, con motivo de las revueltas que precedieron a la segunda guerra carlista, el drama Los dos compadres, verdugo y sepulturero. Su argumento le servirá, reelaborado años más tarde, para componer un poema del estilo de los grandes romances históricos de Rivas, Espronceda o Zorrilla: El tigre y la zorra, divulgado en el Semanario Pintoresco Español, que representa el auge del Romancero decimonónico, así como de la fábula, la leyenda y la temática medieval, con Álvaro de Luna y Juan II como telón de fondo.

Ceide Rodríguez, María: “El mundo cortesano de Juan II a escena”.

Ceide Rodríguez, María, “El mundo cortesano de Juan II a escena“, en Montserrat Ribao Pereira, ed.,  La reescritura decimonónica de los Trastámara castellanos y su corte, monográfico de Lectura y Signo, 12, 2017, pp. 205-220.

El presente trabajo centra su atención en la puesta en escena de Los cortesanos de don Juan II, obra del escritor vallisoletano Jerónimo Morán. Este drama histórico, estrenado en 1838, toma como argumento literario los entresijos palaciegos que en 1453 vive la corte del rey Juan II de Castilla. Para transmitir su rechazo a las formas de gobierno vinculadas al Antiguo Régimen, Morán se sirve teatralmente de una extensa nómina de personajes secundarios, a menudo con un referente histórico reconocido, a través de los cuales trata de adoctrinar al público decimonónico en la necesidad de cuestionar determinadas actitudes políticas y de reflexionar acerca del infortunio que conlleva el ansia irracional de poder.

Del Préstamo Landín, María Teresa: “Juan Alfonso de Baena y los poetas de su tiempo en las novelas populares de Manuel Fernández y González”.

Del Préstamo Landín, María Teresa, “Juan Alfonso de Baena y los poetas de su tiempo en las novelas populares de Manuel Fernández y González“, en Montserrat Ribao Pereira, ed.,  La reescritura decimonónica de los Trastámara castellanos y su corte, monográfico de Lectura y Signo, 12, 2017, pp. 239-254.

A comienzos de la década de los 50, Manuel Fernández y González publica El condestable Don Álvaro de Luna (1851) y Don Juan el Segundo o el bufón del rey (1853). En ambas historias recrea la corte literaria de Juan II, en la que se entremezclan Juan Alfonso de Baena, Juan de Mena, Jorge Manrique y Rodrigo Cota, cuya presencia resulta  determinante para las diferentes intrigas que se gestan contra Luna. En este trabajo abordo la función de los poetas de la corte del rey Juan y, en particular, Juan Alfonso de Baena,  en ambas novelas.

Londero, Renata, “Historia y ficción al servicio del poder: El picarillo en España de José de Cañizares”.

Londero, Renata, “Historia y ficción al servicio del poder: El picarillo en España de José de Cañizares”, en El teatro clásico español: ayer y hoy, L. Gentilli y R. Londero eds., Madrid, Visor, 2018, pp. 141-155, en prensa. 

En vilo entre el Barroco y la Ilustración vivió y obró José de Cañizares, escritor prolífico e ingenio cortesano, presente sobre todo durante el reinado de Felipe V. En la estela de la comedia histórica de privanza del Siglo de Oro, y concentrándose en la figura del valido por excelencia, Álvaro de Luna, Cañizares escribe El Picarillo en España, estrenado en 1716, donde al lado de personajes auténticos, como el rey Juan II Trastámara y su segunda esposa Isabel de Portugal, el Condestable, el Infante Enrique de Aragón o Pedro Manrique, actúan figuras inventadas, como el galán protagonista Federico Bracamonte y su amada Leonor de Urrea. Más allá de la trama amorosa y político-militar, que retoma sendos rasgos de las tablas auriseculares, desarrollando temas como la fortuna cambiante y la debilidad de carácter de Juan II, lo que en realidad importa en esta pieza es el valor del pasado como anticipación del presente, típico del teatro del siglo XVII también. En efecto, saltan a la vista las características en común entre el frágil Trastámara, sometido al poder de su privado, y el primer Borbón, que fue poco dado al gobierno y se apoyó en sus dos esposas italianas, María Luisa de Saboya e Isabel de Farnesio, y en consejeros poderosos como Giulio Alberoni.

Ceide Rodríguez, María: “El Romanticismo y la recuperación de la materia medieval”.

Ceide Rodríguez, María, “El Romanticismo y la recuperación de la materia medieval“, en R. Hernández Arias, G. Rivera Rodríguez, S. Cuba López y D. Pérez Álvarez, eds.,  Nuevas perspectivas literarias y culturales, Vigo, MACC-ELICIN, 2016, pp. 105-113. ISBN 978-84-608-6759-3.

El presente trabajo centra su atención en el cuento romántico español a través del estudio de Alfonso Pérez de Vivero. Leyenda castellana del siglo XV, una obra del escritor vallisoletano Jerónimo Morán. El relato, publicado en prensa en dos momentos política y socialmente muy convulsos en España (1839 y 1869/1870), cuenta con dos versiones, apenas conocidas, diferentes entre sí en estilo y contenido y conectadas, en ambos casos, con el texto dramático que las precede, Los cortesanos de Juan II, estrenado en 1838 como respuesta contraria del autor a la guerra carlista que en ese momento se libra en el país. De la misma manera, las dos ediciones del relato, cuyo argumento gira en torno a la figura del condestable don Álvaro de Luna y a las luchas por el poder que en la corte de Juan II de Castilla se mantienen en el año 1453, sirven a Morán para manifestar su postura en relación con determinados acontecimientos políticos que tienen lugar en la época en que se desarrolla su escritura. Así, mientras en la versión de 1839 el autor denuncia las consecuencias del ejercicio absolutista del poder, en la reimpresión de 1869/1870 expone su oposición a la revolución progresista de 1868.

Codeseda Troncoso, Fátima. “Un romance decimonónico desconocido: ‘El castigo de un mal juez’, de Adolfo de Castro y Rossi”.

Codeseda Troncoso, Fátima, Un romance decimonónico desconocido: ‘El castigo de un mal juez’, de Adolfo de Castro y Rossi“, en R. Hernández Arias, G. Rivera Rodríguez, S. Cuba López y D. Pérez Álvarez, eds., Nuevas perspectivas literarias y culturales, Vigo, MACC-ELICIN, 2016, pp. 97-104.

Adolfo de Castro, erudito de mediados del siglo XIX, destaca en literatura por ser el autor de una de las supercherías más conocidas: El Buscapié. Sin embargo, han pasado desapercibidos sus romances históricos; uno de ellos, “El castigo de un mal juez”, es el objeto de estudio de este trabajo. Además de ejemplificar el auge del romance en el romanticismo, este texto resulta especialmente relevante por la originalidad de su temática: si bien se centra en el tiempo y el personaje de don Álvaro de Luna, el protagonismo recae en su cabeza, que a modo de aparición persigue a uno de sus enemigos. De este modo se mueve Castro entre la ficción y la Historia, dando lugar a la única creación de tipo fantástico en el romancero decimonónico del condestable de don Juan II.

Ribao Pereira, Montserrat: “Intrigas desde el lecho: perversiones cortesanas en El condestable de Castilla (1858), de Manuel Torrijos”.

Ribao Pereira, Montserrat, “Intrigas desde el lecho: perversiones cortesanas en El condestable de Castilla (1858), de Manuel Torrijos”, en J. Avilés-Diz, ed., Perversiones decimonónicas, Valencia, Albatros, 2018, pp. 123-139.

Aun cuando en las novelas de aventuras ambientadas en el medievo el componente histórico no determine la acción ni aporte un significado específico al conjunto de la obra, en esta de Torrijos la elección de la vida de Juan Rodríguez del Padron como vértice de las diferentes tramas responde a un interés explicito del autor por su figura y por su tiempo.

Esta obra  se imbrica en la corriente tanto popular como culta de reescritura decimonónica del tiempo de Juan II. En ella las complejas e inverosímiles tramas de las novelas por entregas se entreveran de ingredientes particulares que justifican la originalidad de este título en su contexto genérico. Hay en El condestable de Castilla apaleamientos, magos y encantadores que en realidad no lo son, brujas que componen filtros y curan con untos, apariciones y desapariciones maravillosas, espacios irreales para el disfrute del placer, relatos dentro de otros relatos, triángulos amorosos que se entrecruzan e intercambian sus vértices e intrigas personales, morales y políticas. En todos los casos, el espacio mínimo del que emana el conflicto, la subversión, la conspiración…, la perversión, en definitiva, es un lecho ―rico, suntuoso, humilde o fantástico, compartido o no― que desde la intimidad de sus moradores se abre al lector para deleitarle en el conocimiento de las diferentes pasiones que articulan la acción de esta novela.

Ribao Pereira, Montserrat: “Una relectura romántica de la corte: Los cortesanos de don Juan II, de Jerónimo Morán”.

Ribao Pereira, Montserrat, “Una relectura romántica de la corte: Los cortesanos de don Juan II, de Jerónimo Morán”, en J. M. González Herrán, M. L. Sotelo Vazquez, M. C. Carbonell, H. Gold, D. Thion Soriano-Mollá, B. Ripoll Sintes y J. Cáliz, eds., La historia en la literatura española del siglo XIX. Actas del VII Coloquio de la Sociedad de Literatura Española del siglo XIX, Barcelona, Universidad de Barcelona, 2017, pp. 651-660.

 

El 1 de octubre de 1838, en la villa Zaragozana de Maella, tuvo lugar la acción que supuso la victoria de Ramón Cabrera sobre el ejército al mando del general Pardiñas. Muchas fueron las bajas en ambos bandos y numerosos también los apresados por los carlistas. El 16 de diciembre de ese mismo año, los corresponsales del Eco del Comercio en Valladolid informan de la función benéfica que la ciudad prepara para recaudar fondos en beneficio de los prisioneros de Maella. La pieza que se ensaya —Los cortesanos de don Juan II— se anuncia como un drama nuevo de un autor novel de la ciudad, “digno de aprecio por haber destinado una de sus primeras producciones a tan laudable objeto” (Eco del Comercio, 21 diciembre 1838: 4).

La función tiene lugar, efectivamente, el 29 de diciembre de 1838.  Resulta  significativo el tratamiento que el dramaturgo, Jerónimo Morán, hace de la Historia para plantear una obra coral que critica duramente tanto a los monarcas débiles como a los tiranos cegados por la ambición y que, representada con la herida abierta de Maella al fondo, coloca en boca de los cortesanos de don Juan II manifestaciones liberales claramente decimonónicas.

Ribao Pereira, Montserrat: “Cantando con primor trova que inspirado inventa”. La puesta en escena de Don Álvaro de Luna, de Antonio Gil y Zárate (1840)”.

RIBAO PEREIRA, Montserrat, “Cantando con primor trova que inspirado inventa”. La puesta en escena de Don Álvaro de Luna, de Antonio Gil y Zárate (1840)”, en Santiago Díaz-Lage y Javier López-Quintáns, eds., Et amicitia et magisterio, Santander, Real Sociedad Menéndez Pelayo (en prensa).

Con los precedentes de Don Álvaro de Luna, condestable de Castilla, de José María Bonilla (1838) y Los cortesanos de don Juan II, de Jerónimo Morán (1839), Gil y Zárate da forma escénica, desde el suyo propio, al tiempo convulso de Don Álvaro de Luna, para poner de manifiesto (y denunciar) el caos en que deriva el desgobierno, la ambición personal y la debilidad de los reyes inoperantes.

Sin embargo, las dificultades económicas por que atraviesa la empresa de teatros madrileña no permiten, en la temporada 39-40, ni un elenco extenso ni decorados originales que reproduzcan el esplendor medieval de las puestas en escena de temporadas anteriores. En contrapartida, Gil y Zárate consigue articular una serie de procedimientos escénicos -a los que prestamos atención en este trabajo-, fundamentalmente relacionados con el movimiento, que convenientemente rentabilizados conferirán a la trama el colorido de una producción lo suficientemente atractiva como para alcanzar trece representaciones en un solo mes, ocho de ellas consecutivas.

Ribao Pereira, Montserrat: “¿Y si el corazón miente? Los (falsos) poetas cortesanos de Juan II de Castilla vistos por los románticos”

Ribao Pereira, Montserrat, “¿Y si el corazón miente? Los (falsos) poetas cortesanos de Juan II de Castilla vistos por los románticos”, en A. Cancellier et al., eds., El corazón es centro. Narraciones, representaciones y metáforas del corazón en el mundo hispánico, Padua, CLEUP, 2017, pp. 385-400.

En apenas tres años, de 1838 a 1840, es decir, en los últimos de la primera guerra carlista, se publican y representan en Valencia, Valladolid y Madrid tres dramas diferentes ambientados en la corte castellana de Juan II. En todos ellos se da cuenta de las circunstancias que conducen a don Álvaro al patíbulo y los tres rematan con su ejecución en Valladolid, en junio de 1453. Si bien son diversas las razones ficticias que, con la historia de fondo, cada uno orquesta para dar cuerpo al conflicto dramático, coinciden los tres títulos en otorgar un relevante protagonismo a la poesía, a las justas y las celebraciones que ―en el imaginario romántico― adornan ese tiempo en paralelo a la compleja situación política del mismo. Como corresponde al ambiente cortesano que se recrea, no falta escena en la que Santillana, Mena, don Álvaro o el propio rey Juan alcen su voz para recitar versos alusivos, metafóricos o simbólicos, de la tragedia hacia la que deriva la obra. Se trata de falsos poemas que, en realidad, ocultan el rostro hipócrita de la política del cuatrocientos que es para los dramaturgos del XIX, en definitiva, la de la convulsión que vive España en plena guerra civil.

Ribao Pereira, Montserrat: “Prensa, actualidad política y romanticismo español : el caso de J. Morán y la corte de Juan II de Castilla”.

Ribao Pereira, Montserrat, “Prensa, actualidad política y romanticismo español : el caso de J. Morán y la corte de Juan II de Castilla“, AMNIS. Revue de civilisation contemporaine Europe/Amériques, 14, 2015.

 

A lo largo del siglo XIX aparecen en la prensa española frecuentes alusiones a la compleja corte de Juan II de Castilla. Se trata de artículos políticos, cuentos, poemas y leyendas que se publican en los periódicos y se refieren al siglo XV para describir, románticamente, los conflictos actuales de la nación. Este artículo explica un caso concreto: Jerónimo Morán y don Álvaro de Luna, ejemplo significativo de todo ello.